Spanish English French German Italian Portuguese Russian
Compartir esto...

PROYECTO DE CREACION DE TALLERES-ESCUELA DE FORMACION TECNICA, EMPRESARIAL Y DE ECONOMIA SOLIDARIA Y DEL TRABAJO.


Este proyecto no ha sido ejecutado. Su realización, en la forma en que fue elaborado por el Instituto Vivarium, suponía la obtención de recursos financieros externos a la entidad organizadora. Sigo pensando que se trata de una buena idea, que pudiera asumir alguna entidad y realizar en base a la obtención de los indispensables recursos financieros de parte de alguna entidad gubernamental o de una agencia de cooperación al desarrollo. Consigno el texto tal como lo elaboramos en su momento, hace algunos años. Personalmente veo una posibilidad de ejecución próxima de este proyecto, por parte de la Cooperativa Trabajo en Amistad, en asociación con el Museo Campesino y de los Antiguos Oficios.
 
El texto original del proyecto es el siguiente:
 
1.- El Instituto VIVARIUM para el Desarrollo de la Economía de Solidaridad y Trabajo.
 
     El Instituto VIVARIUM es una Sociedad fundada por personas que desde hace muchos años y en diversas instancias y organizaciones, trabajan comprometidas en el desarrollo de formas nuevas de hacer economía, alternativas, autogestionadas, cooperativas, populares, ecológicas, basadas en la solidaridad y el trabajo.
 
     El Instituto VIVARIUM se propone, por un lado, objetivos de investigación y estudio, formación y capacitación, difusión y promoción, de las experiencias, ideas, valores, sentimientos, comportamientos, racionalidades, propias de una economía popular y solidaria, en estrecha relación con otras instituciones de apoyo existentes en Chile y en otros países de América Latina. Por otro lado, la Sociedad VIVARIUM está comprometida en la creación y desarrollo de un complejo de micro y pequeñas empresas y organizaciones económicas y sociales, que basan sus actividades, organización interna y relaciones económicas y sociales, en los valores, principios y racionalidad de la economía de solidaridad y trabajo.
 
2.- El problema de la formación para el trabajo y la microempresa, en la economía de solidaridad y trabajo.
 
     En Chile, al igual que en los demás países latinoamericanos, se ha desarrollado en las últimas décadas un fenómeno social de gran relevancia, cual es la formación de un gran número de talleres de trabajo, microempresas y otras organizaciones económicas de base popular, en las cuáles trabaja y se genera ingresos un elevado porcentaje de la fuerza laboral que no encuentra ocupación en las empresas públicas y privadas del sector moderno de la economía. Este fenómeno, conocido como pequeña producción popular, economía informal o economía popular, constituye de hecho un aporte sustancial a la superación de la pobreza y el desempleo, así como al desarrollo social y económico de nuestros países.
 
     No obstante el gran desarrollo cuantitativo del fenómeno indicado, el trabajo autónomo y asociativo en las microempresas de la economía popular presenta insuficiencias y carencias notables, que hacen muy precarios tanto la ocupación y los ingresos que proporcionan a sus integrantes, como sus posibilidades de desarrollo y futura consolidación. En efecto, conscientes del problema, los Gobiernos, los organismos internacionales de cooperación al desarrollo y diversas instituciones de apoyo, han implementado en los últimos años numerosos programas tendientes a fortalecer la microempresa y la economía popular mediante programas de financiamiento y crédito, a veces acompañados de algunas formas de capacitación para la gestión.
 
     La experiencia de tales programas y actividades, sin embargo, ha demostrado que las carencias de los trabajadores y gestores de las microempresas no se refieren solamente a la escasez de financiamientos y de capacidades de administración, sino también, y fundamentalmente, a insuficiencias técnicas y tecnológicas en el trabajo productivo, a un escaso desarrollo de las aptitudes empresariales, y a problemas motivacionales, psicológicos y sociales que se generan en este tipo de actividades.
    
     Tales limitaciones se manifiestan con particular intensidad en los jóvenes populares de menor experiencia laboral, que constituyen precisamente el grupo social que junto con experimentar la mayor tasa de desocupación, tienen en el trabajo microempresarial su más probable alternativa de trabajo y desarrollo personal.
        
     Las alternativas convencionadas existentes en Chile, de programas de capacitación para el trabajo destinados a jóvenes del mundo popular, están enfocados normalmente a prepararlos para insertarse ocupacionalmente, mediante la adquisición de algún oficio o profesión técnica especializada que corresponde a tipos de trabajo convencionales que se realizan normalmente en las pequeñas, medianas o grandes empresas privadas. En los hechos, la demanda de trabajo resulta muy escasa respecto a la oferta de empleos correspondientes a tales oficios y niveles técnicos, y numerosos jóvenes egresados de los centros de capacitación laboral piensan en desarrollar sus propias unidades productivas.
 
     Pero la formación laboral y técnica que han recibido se manifiesta complemente insuficiente para tales propósitos. En efecto, la creación y desarrollo de una microempresa, más que trabajadores que han aprendido un oficio o técnica determinada, requiere de personas que sean capaces de organizar el trabajo, administrar recursos, diseñar y controlar procesos productivos, manejar relaciones de mercado, desplegar iniciativas innovadoras, relacionarse dinámicamente con el entorno social, etc. En otras palabras, el perfil del microempresario o trabajador por cuenta propia, es muy diferente al de un trabajador especializado que trabaja como asalariado en una empresa.
 
     No existen en el país programas adecuados para formar trabajadores-microempresarios. Aparte de los mencionados cursos de capacitación técnica convencionales, algunas ONGs han implementado cursillos breves especiales en temas de gestión, comercialización, contabilidad, etc., destinados preferentemente a microempresarios que han obtenido créditos para el desarrollo de sus unidades económicas. Pero no existen experiencias de formación integral, que incluya los diversos aspectos cuyo desarrollo es requerido para la adecuada, dinámica y exitosa organización de pequeñas actividades económicas de caracter popular. Subsanar esta carencia es el objetivo del presente proyecto.
 
     El Instituto VIVARIUM, consciente de esta situación, ha decidido implementar un programa especial, de característivas originales, tendiente a contribuir de manera eficaz a la solución de las mencionadas situaciones y problemas. Tal es el programa de implementación de "talleres-escuela", orientado preferentemente a jóvenes interesados en abrirse espacios de trabajo como microempresarios independientes o asociativos.
 
 
3. Objetivos del Proyecto.
 
a) Elaboración e implementación de un Programa de formación técnica, empresarial y de economía de solidaridad y trabajo, para microempresarios jóvenes.
 
b) Creación de un sistema de talleres-escuela, con la participación de microempresas y de organismos de servicio a la economía popular y solidaria.
 
c) Realización de un curso experimental y un curso consolidado, para un total de 62 jóvenes trabajadores-microempresarios
 
d) Aprendizaje y elaboración de metodologías de formación de jóvenes microempresarios de la economía popular y solidaria.
 
e) Acompañamiento y apoyo a los alumnos egresados del programa, en el proceso de inserción laboral y de creación de sus propios talleres o microempresas, en el marco de la economía de solidaridad y trabajo.
 
 
4.- Características de la formación en los talleres-escuela del Instituto VIVARIUM.
 
     El programa de talleres-escuela del Instituto VIVARIUM, se fundamenta en la idea de convertir una cierta cantidad de talleres y microempresas exitosos, que operan en diversos rubros productivos, en centros de formación de jóvenes microempresarios de la economía de solidaridad y trabajo. En dichos talleres y microempresas, los jóvenes en proceso de formación se integran al proceso productivo como trabajadores aprendices, teniendo por una parte la oportunidad de aprender en la práctica laboral un oficio productivo, y por otra la posibilidad de interiorizarse en la operación económica de la microempresa al estar en contacto cotidiano con el microempresario que le trasmite su experiencia y conocimientos de gestión, comercialización, etc.
 
     Dicho aprendizaje, que se basa en el principio pedagógico de "aprender haciendo", será enriquecido y complementado mediante especiales actividades de formación, organizadas por el Instituto VIVARIUM, que se centrarán tanto en aspectos económicos y empresariales, de administración y comercialización, como en aspectos humanos, psicológicos, sociales, económicos y organizativos, requeridos para el futuro desarrollo de talleres y microempresas de la economía de solidaridad y trabajo. Así, se desplegará un proceso de formación integral, técnico y motivacional, laboral y empresarial, teórico y práctico.
 
     Al término de cada programa de formación, los alumnos egresados serán apoyados y acompañados en su proceso de creación de unidades productivas, o en su inserción laboral en unidades económicas de la economía de solidaridad y trabajo. En este sentido, se contempla el establecimiento de relaciones con organismos de apoyo financiero, comercial y de asistencia técnica, a fin de facilitar la realización de los proyectos microempresariales y laborales de los jóvenes egresados, así como su inserción en las diversas instancias de integración en que participa el Instituto VIVARIUM: Red Integrando de la Economía Popular y Solidaria, Centro de Negocios de Talleres Laborales, Organizaciones de Salud para trabajadores independientes, Asociaciones gremiales de Microempresarios, etc.
 
 
5.- El Programa de formación en los Talleres-Escuela.
 
     Cada Programa de Formación de Jóvenes Microempresarios de la Economía de Solidaridad y Trabajo, tiene una duración global de 8 meses. Los primeros siete meses contemplan, cuatro horas diarias de trabajo productivo realizado en una microempresa, y cuatro horas diarias de actividades formativas y cursillos, que se detallan más adelante. El último mes está dedicado a formación intensiva y a la elaboración de un proyecto. Adicionalmente, se efectuarán dos seminarios de dos días de duración con régimenm de internado. En conjunto, el programa incluye los siguientes elementos:
 
a) Veinte horas semanales de trabajo productivo realizado en una microempresa como aprendiz, durante siete meses. Cada microempresa participante podrá incorporar un mínimo de dos y un máximo de cuatro alumnos.
 
b) Cuatro horas semanales de aprendizaje micro-empresarial en la práctica, durante siete meses, realizado bajo la directa responsabilidad del dueño de la microempresa, en dos sesiones de análisis de la marcha y operación de la unidad económica.
 
c) Dos horas semanales, de intercambio de experiencias, y de reflexión y análisis de la práctica laboral, efectuado en la Casa de Formación del Instituto Vivarium, bajo la responsabilidad de un profesional. Estas sesiones se realizarán por grupos de hasta doce jóvenes que realizan su práctica laboral y aprendizaje empresarial en diferentes talleres.
 
d) Una sesión semanal de 2 horas, durante siete meses, de formación en gestión (administración, comercialización, organización del trabajo, etc.). Estos cursos podrán efectuarse por profesionales contratados por el Instituto, o en convenio con organismos no-gubernamentales que prestan habitualmente este servicio a los microempresarios
 
e) Una sesión semanal de 2 horas, durante siete meses, de formación en aspectos de desarrollo personal y social, motivación de logro, autoestima, dinámica de grupos, etc. a cargo de un profesional del Instituto VIVARIUM.
 
f) Dos seminarios o jornadas de dos días de duración, a realizarse en la mitad y al final del período de siete meses, en que se trabajará por grupos y con metodologías de educación participativa, temas humanos, sociales y económicos relacionados con la experiencia del trabajo en las microempresas y con la teoría de la economía popular de solidaridad y trabajo.
 
g) Una sesión mensual de cuatro horas cada una, de conocimiento de experiencias de microempresas y de organismos que prestan servicios a microempresas.
 
h) Un mes conclusivo de formación intensiva, con cuarenta horas semanales, en aspectos técnicos, metodológicos, teóricos y prácticos. En este período conclusivo los alumnos, personalmente o en grupos, elaborarán un proyecto de una microempresa que podrían implementar a partir del término del proceso formativo.
 
 
6.- Implementación del Programa.
 
     Para la implementación del programa, el Instituto VIVARIUM
establecerá convenios con microempresarios, con instituciones de capacitación laboral y profesional, con organismos de capacitación y servicio a la microempresa, y con organismos públicos y municipales que operan en el ámbito de la capacitación y el empleo.
 
     Cada microempresa que participe en el programa, podrá integrar un mínimo de dos y un máximo de cuatro alumnos. El trabajo productivo de los aprendices, será remunerado por el microempresario conforme al salario mínimo legal. A su vez, el microempresario responsable de la formación recibirá una remuneración por ocho horas de trabajo semanal, que se calcula corresponde al tiempo que deberá destinar al conjunto de las actividades formativas a que se compromete.
 
     Los microempresarios que participen en el programa, serán preparados especialmente para el desempeño de su función formativa, en un cursillo de 20 horas, a cargo del Instituto Vivarium. Durante el transcurso del programa, se efectuará una reunión mensual con los microempresarios participantes, para analizar la marcha del programa, intercambiar experiencias, resolver problemas y efectuar los ajustes al programa que se estimen necesarios.
 
     Los alumnos participantes del Programa de Formación, recibirán, además de la remuneración de su trabajo, una pequeña beca mensual para cubrir gastos de transporte y alimentación.
 
     Los profesionales que se contraten para efectuar actividades de capacitación y formación, sea particularmente o mediante convenio con organismos de servicio a la microempresa, serán remunerados por hora efectivamente trabajada.
 
     El Instituto VIVARIUM pondrá a disposición de los cursos, local para las sesiones y cursos teóricos, así como para los seminarios y jornadas.
 
     El Instituto contratará un Director del Programa de Formación, un equipo docente y el servicio de secretaría y administración indispensable.
 
 
7.- Actividades y Ejecución del Programa de Talleres-Escuela, por etapas.
 
     El Programa de Formación será ejecutado a través de las siguientes etapas:
 
A. Primera etapa: Preparación y Promoción del Programa.
   Duración: 4 meses. Incluye:
 
- Preparación del programa de formación y del material pedagógico.
- Establecimiento de los Convenios con Microempresas y organismos ejecutores.
- Cursillo de preparación de los microempresarios para el desempeño de su actividad formativa.
- Promoción del Programa y Selección de alumnos participantes.
 
B. Segunda etapa: Realización de un Primer Programa experimental.
   Duración: 8 meses. Incluye:
 
- Proceso de formación conforme al Programa, para un total de 12 alumnos, en tres microempresas actualmente asociadas al Instituto VIVARIUM, en los rubros de mueblería, cerámica y confección de vestuario deportivo.
 
C. Tercera etapa: Realización de un Segundo Programa Consolidado.
   Duración: 12 meses. Incluye:
 
- Evaluación del Programa Experimental y su readecuación en base a la experiencia cumplida.
- Reelaboración del material docente.
- Establecimiento de Convenios con Microempresarios y Organismos ejecutores.
- Cursillo de preparación de los microempresarios para el desempeño de su función formativa con los jóvenes.
- Promoción del Programa y selección de alumnos.
- Acompañamiento y apoyo a los alumnos egresados del Primer Programa.
- Realización del Segundo Programa, para un total de 50 alumnos, en convenio con 15 microempresas.
- Evaluación y Proyectación.
    
 
8.- Beneficios del Programa para los Microempresarios Participantes.
 
     El presente Programa de Formación de Jóvenes se basa en gran medida en la actividad formativa que se efectúa al interior de las microempresas y en la activa colaboración de sus responsables. En razón de ello, y en función del buen desempeño de los compromisos que asumen, es necesario establecer claramente los beneficios que obtendrán los microempresarios por su participación, de manera que se encuentren adecuadamente incentivados para su mejor cumplimiento. Entre tales beneficios, el Programa contempla:
 
a) El trabajo productivo de los aprendices, que serán cuidadosamente seleccionados, con la participación de los mismos microempresarios, a fin de que respondan a requerimientos laborales efectivos en las unidades productivas.
 
b) La remuneración de las horas destinadas por el microempresarios a la actividad formativa.
 
c) La participación en un cursillo de formación como capacitadores.
 
d) El relacionamiento con el Instituto y por su intermedio con los organismos de apoyo a la microempresa existentes en el país.
 
e) El aprendizaje implicado en su propia participación en el conjunto del programa, así como el retorno de conocimientos que podrán obtener de parte de los mismos alumnos, especialmente en relación a las actividades de formación técnica, microempresarial y teórica.