Spanish English French German Italian Portuguese Russian
Compartir esto...

MUSEO CAMPESINO Y DE LOS ANTIGUOS OFICIOS.

 

El Museo Campesino y de los Antiguos Oficios es una iniciativa personal, que comencé a desarrollar el año 2003, con la colaboración permanente de mi familia y de la Cooperativa ‘Trabajo en Amistad’, que es la entidad que actualmente lo administra. El Museo cuenta hoy con la participación un pequeño número de personas que cumplen diferentes tareas y actividades en forma voluntaria.
 
El Museo se encuentra ubicado en la localidad rural de LIRAY, donde antiguamente estaban los fundos agrícolas Santa Marta y Santa María de Liray, saliendo de Santiago hacia el norte por la Carretera Panamericana (altura Km. 25) o por la Carretera General San Martín (entrada Lo Pinto), en la Comuna de Colina.

Inicié la creación de este Museo reuniendo numerosos y variados objetos, máquinas, herramientas de trabajo y diversas piezas de origen colonial, que mi padre había adquirido y custodiado en su "Chacrita Coquimbito" de Los Andes, llevado por su entrañable amor por el campo, la agricultura, los trabajos manuales y la mecánica. Desde entonces he continuado enriqueciendo y ampliando las colecciones del Museo, dedicando buena parte de mi tiempo libre a conseguir y obtener piezas que considero importante conservar.
 
De este modo se ha reunido una colección que supera los 3.000 objetos, que tienen diversa procedencia y antigüedad, teniendo por nexo el compartir un uso rural y campesino, y el servir en la realización de las variadas actividades, trabajos y oficios que se realizan en el campo y en los poblados rurales de Chile.
 
Los objetos que componen la Colección del Museo Campesino y de los Antiguos Oficios han sido distribuidos en diferentes sectores, atendiendo más a su finalidad que a su procedencia geográfica. De este modo, se han establecido los siguientes 7 sectores principales: Los Trabajos de Estación, El Hogar (los trabajos de cada día), La Labranza, Maquinaria Afrícola, Transporte y Carga, Los Antiguos Oficios, y Cultura Mapuche.
 
Junto a la conservación y restauración de las piezas, nos preocupamos también por la catalogación, conocimiento, estudio y difusión de este valioso patrimonio etnográfico. De este modo nos proponemos recuperar y salvar de su desaparición, tanto los saberes como los objetos e instrumentos que han caído en desuso al incorporarse las máquinas y los nuevos métodos de trabajo en el campo y en los diversos oficios y manufacturas.
 
Hemos ido creando también un Centro de Documentación, donde tenemos más de 150 libros antiguos sobre las prácticas de trabajos del campo y de los antiguos oficios.
 
Además, estamos desarrollando un área de trabajo que denominamos “Patrimonio Cultural Inmaterial”, con la intención de rescatar y documentar los saberes, las prácticas y las técnicas antiguas de los oficios y la agricultura tradicional. En este sentido, hicimos ya una primera y muy completa investigación sobre los trabajos relacionados con el cultivo de la Totora y los usos tradicionales de este material, que ha dado como resultado la publicación de un libro y la producción de un Video documental sobre ‘El Oficio de la Totora’.
 
Desde mi óptica personal, pienso el Museo en conexión con los grandes temas sobre los que trabajo intelectualmente: el desarrollo sustentable, la economía solidaria, la ciencia de la historia y de la política, la creación de una nueva civilización.
 
En efecto, las colecciones de nuestro Museo constituyen una documentación material de: a) la civilización pre-moderna o tradicional; b) los inicios de la civilización industrial; c) elementos de civilizaciones originarias, en particular, la cultura material del pueblo mapuche. En tal sentido, el Museo permite al visitante ponerse en contacto con elementos de civilizaciones distintas a la civilización moderna en la cual se haya inmerso, lo que le permite tomar alguna distancia de ella, comprender y valorar la diversidad y pluralidad de las civilizaciones, y abrirse a pensar o intuir la posibilidad una civilización nueva, superior a la actual.
 
El Museo pone al visitante en conexión con la historia; pero no con una historia académica y lejana, sino con una historia que se le presenta como personalmente relevante. Una historia que no es la que le han enseñado en el colegio, que destaca exclusivamente las gestas militares y los procesos políticos de nivel gubernamental, sino la historia de las costumbres, del trabajo, de las técnicas de producción, del ingenio inventor propio del ser humano.
 
En el Museo Campesino y de los Antiguos Oficios es posible establecer, también, una relación muy directa con el tema del desarrollo sustentable. Cuestiones que se conectan en tal sentido son, por ejemplo, la producción de alimentos y la seguridad alimentaria, el uso de energías tradicionales (ningún objeto, instrumento o máquina presente en el Museo se mueve con energía eléctrica o de petróleo y sus derivados), el reciclaje y la economía de recuperación en su más amplio sentido, las formas de consumo parsimonioso y responsable, etc. Todo en el Museo conecta con un tipo de economía y un modo de vida amigable con el medio ambiente, respetuodo de la ecología, donde la relación del hombre y la sociedad con la naturaleza es directa y sinérgica.
 
En cuanto a la temática de la economía de solidaridad y trabajo, el Museo es desde muchos ángulos una experiencia que puede considerarse inserta en dinámicas de construcción de tal modo de hacer economía. Ello se expresa en el modo autogestionario y autónomo en que se gestiona, por parte de la Cooperativa Trabajo en Amistad. Inserto en una localidad rural, el Museo se propone favorecer la identidad local, valorizar la cultura campesina nacional, recuperar los saberes de la vida del campo con sus antiguos oficios, actividades y trabajos, y conservar el patrimonio cultural y técnico de una civilización de alto valor y profunda sabiduría, en la que la comensalidad, la reciprocidad, la comunidad y la solidaridad estaban muy presentes. Presencia que se refleja, para el que aprende a mirar, en los propios objetos de las colecciones correspondientes a los diferentes oficios y en los que se empleaban en la labranza y los cultivos agrícolas.
 
De alguna manera, a través de la ‘visitas guiadas’ que se realizan con cursos de escuelas y colegios, como de organizaciones sociales, quienes colaboramos en esta experiencia aprovechamos de poner estos temas, problematizando las formas de vida, de relación social y de trabajo producción modernos, para abrir la mirada, especialmente de los niños, a nuevas, más ricas y más profundas posibilidades de desarrollo de la experiencia humana.
 
En la página web del Museo, a la que puede accederse desde el link de “Sitios relacionados’, se ofrece una visita virtual al Museo, y algunos videos en que se explicitan varios de los elementos mencionados.