Spanish English French German Italian Portuguese Russian
Compartir esto...

ME ALEGRA

Cada civilización se caracteriza por un cierto ‘tipo humano’, esto es, por un modo de pensar, de sentir, de comportarse, de actuar y de relacionarse, que se difunde socialmente y que diferencia a los habitantes de esa civilización de los de otra distinta.


La civilización moderna ha creado el homo economicus y el hombre-masa, dos tipos humanos, porque es una civilización que separa a los dirigentes (de la economía, la política y la cultura) y a los dirigidos}. El homo economicus es una persona individualista, competitiva, ávida de riqueza y de poder, guiado por la búsqueda de la mayor utilidad, adicto al consumo suntuario, exitista y triunfador. El hombre-masa es un ser humano masificado, dependiente, imitativo, arribista, envidioso y desconfiado.


No estoy afirmando que todas las personas de esta civilización sean así, sino que son esas las características que el sistema quiere difundir en la población, en los de arriba y en los de abajo, de modo que sean funcionales al sistema. Lo hace mediante la educación, la política y la economía, que van conformando a las personas al modo de ser deseado por el ‘sistema’. Y, por cierto, en alguna importante medida, logra conformar a los individuos con tales modos de ser, de sentir, de comportarse y relacionarse. Se ‘salvan’ de este modo de ser humano solamente quienes por razones de cultura, religión, ideologia o ética., logran sustraerse de tal modelo; o lo logran al menos parcialmente.

La composición ME ALEGRA quiere contribuir al cambio de aquél modo de ser humano. En efecto, ella es:

Una declaración de identidad,

La manifestación de un estado o nivel de conciencia,

Una expresión de la voluntad de ser y de vivir de cierta manera,

La afirmación del compromiso que se asume con un modo de ser, de sentir, de comportarse, de actuar y de relacionarse.

(Que han de proyectarse en el actuar económico, político, cultural)

A través de la reiteración y el recuerdo de todo eso que expresa ME ALEGRA, se va generando un distanciamiento del modo de ser individualista, competitivo, arribista y masificado, propio de la vieja civilización moderna en que todavía estamos, y se va configurando una adhesión al modo de ser consciente, creativo, autónomo y solidario de la nueva civilización.

Todo cambio comienza en la conciencia, en las ideas y en la voluntad de las personas. Por eso, en su proceso de creación y afirmación, todas las civilizaciones han creado hímnos, símbolos, cánticos, eslóganes, oraciones, salmos, etc. En la vieja civilización estos medios se han empleado de modo inconsciente o sin que el sujeto sepa de qué se trata y cuál es el objetivo, lo que se quiere cambiar en él. En la nueva civilización esto debe ser explícito, conciente y libremente asumido.

La invitación es, pues, a leer esta composición muchas veces, a leerla y recitarla en reuniones y encuentros, a reflexionar sobre ella, y por cierto, a difundirla por todos los medios posibles, por parte de quienes quieran que este modo de pensar, de sentir, de actuar y de relacionarse se difunda en nuestras organizaciones y sociedades.
 
ME ALEGRA
 
Me alegra que otros avancen más rápido que yo
porque me abren caminos.
Me alegra que otros sepan más que yo
porque puedo aprender de ellos.
Me alegra que otros tengan más que yo
porque pueden compartir y ayudarme.
Me alegra que otros gocen mejor salud que yo
porque pueden cuidarme si me enfermo. 
Me alegra que otros sean mejores que yo
porque puedo confiar en ellos.
 
Y me alegra avanzar más rápido que otros
porque puedo abrir caminos.
Me alegra saber más que otros
porque tengo algo que enseñar.
Me alegra tener más bienes que otros
porque puedo compartir y ayudar.
Me alegra tener buena salud
porque puedo difundirla.
Me alegra ser mejor que otros
porque pueden confiar en mí.
 
                          * * * * *
 
Si fuera yo el más rápido
dejaría atrás a todos y estaría solo.
Si supiera más que nadie
tendría multitud de discípulos
(¡qué pesada carga!)
pero ningún maestro.
Si fuera el más rico del mundo
me envidiarían y halagarían
(mermelada pegada en el cuerpo)
y ¡qué remordimientos terribles!
por tantos despojados y heridos.
Si mi salud fuera perfecta
no sabría comprender el dolor de otros
ni sería capaz de conmoverme.
Y si fuera el mejor de todos
¡ay! ¡qué pena por un mundo tan mezquino!
y qué dura sería mi vida.
 
No quiero aparentar lo que no soy
pues me exigirían demasiado
y a todos frustraría.
Si aparento más de lo que tengo
me pedirán lo que no puedo dar.
Si pretendo conocer lo que no sé
quedará en evidencia mi ignorancia.
Si me ufano de poder lo que no puedo
verán que soy incompetente.
Si aparento ser mejor de lo que soy
se desilusionarán de mí.
 
                          * * * * *
 
Soy como soy
y busco ser más que lo que soy;
pero no ando por el mundo compitiendo.
 
                          * * * * *
 
Pretendo crecer, avanzar, superarme
y aprender más y más profundo.
Trabajar, para tener para vivir y compartir
cuidar mi salud y nuestro ambiente.
A realizarme plenamente aspiro
y desplegar capacidades y talentos:
crear, con autonomía, en solidaridad.
Quiero caminar entre la gente
dando y recibiendo alegremente
en paz conmigo y con el mundo.
 
Luis Razeto