Spanish English French German Italian Portuguese Russian
Compartir esto...

INDICADORES DE QUE LO VIEJO ESTÁ MURIENDO Y DE QUE LO NUEVO ESTÁ NACIENDO. EL PELIGRO DE QUE "EL MUERTO AGARRE AL VIVO".

INDICADORES DE QUE LO VIEJO ESTÁ MURIENDO Y DE QUE LO NUEVO ESTÁ NACIENDO. EL PELIGRO DE QUE “EL MUERTO AGARRE AL VIVO”.

 

Siete Indicadores de la crisis y decadencia de la civilización moderna:

1.- Desastres ambientales aumentan en intensidad y en frecuencia.

2.- Concentración de la riqueza y crecientes desigualdades económico-sociales.

3.- Aumenta el desempleo estructural a nivel global por efecto del cambio tecnológico y de la concentración económica.

4.- Grandes migraciones de población, generadas por crisis económica, social, política y ambiental de los países donde se originan, que empobrecen aún más a esos países, y que generan desequilibrios en los servicios sociales y el gasto público de los países donde llegan.

5.- Déficit y endeudamiento creciente de las instituciones públicas y de los estados, lo que va aumentando la dependencia de los estados respecto al capital financiero, y reduciendo la capacidad de los gobiernos para enfrentar problemas sociales y atender demandas de la población.

6.- Descontento social y protestas ciudadanas ante la incapacidad de los estados para satisfacer las demandas y reivindicaciones de grandes grupos sociales, generando acentuados problemas de gobernabilidad.

7.- Aumento de la delincuencia; pérdida de valores y virtudes en parte importante de la población.

Siete Indicadores del surgimiento de una nueva civilización.

1.- Gran expansión del conocimiento científico y creación de nuevos paradigmas teóricos y epistemológicos.

2.- Desarrollo de las TICS que ponen el conocimiento al alcance de grandes multitudes; que activan iniciativas independientes; y que permiten articular redes de personas según intereses, iniciativas y proyectos.

3.- Desarrollo de la economía colaborativa (co-working, uso compartido de autos, viviendas, etc.); diferentes formas de economía cooperativa y solidaria.

4.- Iniciativas que expanden el empleo de la bicicleta; fomento del auto-cuidado personal, de la alimentación sana; del auto-aprendizaje y de modalidades de e-learning que expanden las capacidades personales de aprendizaje y comunicación.

5,- Incremento del trabajo por cuenta propia y de micro y pequeñas, que van creando autosuficiencia y autonomía de muchas personas, familias y grupos.

6.- Demanda social de mayor moralidad en la política.

7.- Expansión de la conciencia ecológica; aumento de personas que estudian, hacen arte y realizan búsquedas espirituales.

Pero sucede a menudo que EL MUERTO AGARRA AL VIVO Y LO ARRASTRA HACIA SU TUMBA.

Las estructuras e instituciones dominantes son todavía poderosas y ejercen fuerte influencia sobre las personas y grupos, dificultando que las iniciativas portadoras de lo nuevo se autonomicen y desarrollen con base en sus propios fundamentos ideales, éticos, teóricos y espirituales.

Siete ejemplos de que las estructuras económicas, políticas y culturales de la civilización moribunda buscan atrapar y absorber a las iniciativas portadoras de la civilización que nace.

1. Cooperativas y formas de empresas asociativas y solidarias son inducidas y llevadas a adoptar lógicas operacionales y comportamientos de tipo capitalista. Exigencias de bancarización, prácticas de crédito y endeudamiento, capacitación en gestión gerencial y marketing, son algunos mecanismos que se emplean con ese propósito.

2. Iniciativas, organizaciones y movimientos de la sociedad civil son cooptados por el Estado que les ofrece recursos y los convierte en ejecutores de políticas públicas. A los líderes y dirigentes de las organizaciones se les ofrece cargos en el sector público, supuestamente para realizar “desde el Estado, con mayores recursos y con sueldo garantizado” lo mismo que realizan con autonomía desde las organizaciones de la sociedad civil.

3. El Estado establece complejas regulaciones y restricciones a las empresas de tecnologías de la información y las comunicaciones, y fija impuestos a las aplicaciones que se emplean en la economía colaborativa. Se argumenta que es para “emparejar la cancha” con los negocios de la vieja economía, olvidando que los mayores costos de ésta son causadas por la intermediación que requiere el funcionamiento capitalista y por los costos del control estatal en un sistema individualista y competitivo. La economía colaborativa elimina o reduce la intermediación pues vincula directamente oferentes y demandantes, mientras que el control estatal es innecesario porque en ella son los usuarios y los “pares” quienes realizan el control y la certificación de calidad.

4. Empleando simultáneamente “el garrote y la zanahoria” (amenazas de cierre a quienes no estén regulados y subsidios a quienes se formalicen), el estatismo logra controlar y subordinar las iniciativas emprendedoras populares, y/o les restringe su autonomía. Por ejemplo, se las ‘capacita’ y se les otorgan micro-créditos, servicios jurídicos, promoción, etc. para que se orienten hacia el mercado externo en vez de que operen en sus comunidades naturales y en los mercados locales.

5. Artistas, intelectuales, creadores de cultura, comunicadores sociales, son cooptados por las cadenas de televisión y se los contrata para que realicen publicidad que fomenta el consumismo y en general las ideas, productos y actividades de las empresas capitalistas y del estado.

6. La institucionalidad académica y científica predominante, induce a intelectuales, profesionales y científicos a que acomoden y adapten sus investigaciones, descubrimientos y conocimientos nuevos conforme a los paradigmas teóricos convencionales, haciendo también que el ejercicio profesional e intelectual sea puesto al servicio de las empresas, estados e instituciones que otorgan prestigio, poder y riqueza.

7. Prácticas fraudulentas y engañosas de meditación, desarrollo de conciencia, coaching, sanación, etc. que se ofrecen a elevados precios, por supuestos “maestros espirituales” que se aprovechan de la ingenuidad e ignorancia de las personas. Difusión de falsas noticias y de psedo-ciencia en internet y en las redes sociales, que desprestigian e intentan destruir la credibilidad de las comunicaciones horizontales y el aprendizaje autónomo y colaborativo.

Es necesario estar atentos y advertidos para que el muerto no agarre al vivo y lo arrastre hacia su tumba. Como dice el Evangelio: “Dejemos a los muertos que entierren a sus muertos”, y sigamos por el camino de la vida nueva que nace y se desarrolla con creatividad, autonomía y solidaridad.

(Profundizar aquí: www.amazon.com/dp/1549722905)

Luis Razeto