Spanish English French German Italian Portuguese Russian
Compartir esto...

DICEN ...

DICEN ...

 

Todo comenzó dicen

con una bola compacta

como una pelota de tenis

dicen

que en esa pequeña bola

toda la materia y la energía cósmica

dicen

estaban esperando su hora

millones de galaxias, años luces,

espacios y tiempos interminables

dicen

todo en esa bola que cabría en mi mano.

Reventó dicen

de repente

velocidad de la luz al tope

desencadenada

hoyos negros, materia oscura

materia trasparente

materia en blanco y negro

materia de colores y arco iris

dicen.

 

De dónde salió esa bola

no lo dicen

por casualidad desde la nada y

por puro azar dicen algunos

raro sería en todo caso

pero en fin la ciencia está en otra cosa

y no se lo pregunta

así que dejémoslo ahí por ahora

total hace ya tanto tiempo de eso

que se nos ha olvidado por completo.

 

Y pasó el tiempo sideral

a la velocidad de la luz

300 millones de metros

por segundo terrestre

pero los metros y los segundos

en el espacio-tiempo sideral

en expansión acelerada

no son iguales que aquí

dicen, sí, lo dicen

de modo que en verdad no sabemos

cuanto segundos de tiempo han pasado

ni cuántos quedan para recorrer el espacio-tiempo

que continúa aumentando las distancias

¡ay! dicen.

 

Dicen también muy seriamente

y sin preocuparse mucho

aunque debieran

que todo avanza hacia el desorden

y el frío eterno

inercia, disipación de la energía

y entropía

las leyes de la termodinámica

(que por suerte son sólo tres

lo digo de paso y entre paréntesis

que ya en tiempos de la Biblia las leyes llegaron a diez

claro Dios puede inventar las que quiera

y con la sexta ley nos jodió;

pero eso no es nada porque hoy los gobiernos

inventan leyes a borbotones

y las duplican y triplican

“exponencialmente” se dice

termodinámicamente, digo yo

y ahora sí que estamos jodidos).

 

Si las leyes producen desorden

disipación y frío

dicen

es una paradoja digo

y también cuando dicen

que fue el azar la casualidad

otra vez el azar la casualidad pura

la suerte digo con redundancia

quien vino a poner algo de orden

un poquito de organización que sea

en el desordenante cosmos termocéfalo.

 

Así por azar dicen nació una ínfima

minúscula, imperceptible

bacteria anaeróbica y autopoiética

que se ordena y organiza por sí misma

claro, por casualidad, dicen los entendidos,

aunque es raro

porque eso de la autopoiesis

es cosa muy complicada

que ni siquiera los más entendidos

llegan a comprender;

pero el azar la produjo

dicen que por casualidad

raro.

Lo que se sabe sí con certeza

es que aquello de la vida ocurrió una vez

hace dos mil setecientos millones de años

exactamente

digo que por suerte

ya que el frío cósmico me produce escalofrío.

 

Aquí me detengo un momento

a celebrar y rendir pleitesía

al Azar, que de ahora en adelante pongo con mayúscula

porque qué sería de nosotros

si no fuera por ese bendito Azar

casualidad, suerte pura,

que formó primero la bola primitiva

y luego el huevito autopoiético

me pregunto.

 

Esa célula primera bacteriana

habrá sido un huevito

muy pero muy chiquitito

porque el Azar, sí, puede inventar mucho

como dicen

pero siempre en pequeña escala

porque si pudiera hacer algo grande

no sería puro Azar sino una especie

de dios

no les parece.

 

Pero en fin el hecho es que nació la vida

por obra del Azar dicen

y con la vida en expansión igual que el cosmos

se fue creando

por casualidad

dicen y repiten

y por mutaciones genéticas

y selección natural y otras cosas

insospechables y oportunas

una variedad infinita de flores

chincoles, ardillas, duraznos

y la tierra se llenó de cantos

y aromas y sabores

y una multitud de texturas, colores y formas

infinita diversidad

sin olvidar algas marinas

gusanos y mariposas

y hongos buenos y malos

virus también – lástima.

 

Y por sobretodo y lo mejor de todo

el sexo

lo femenino y lo masculino

dominándolo todo

atrayéndolo todo

amor, éxtasis, orgasmos

dulces y brutos no importa tanto ¿o sí?

reproduciendo y multiplicando vidas

no por casualidad esta vez

sino por la ley

de la atracción sexual universal

que es la forma que adopta entre los vivos

la ley de la atracción gravitacional

que ordena que todos

absolutamente todos los cuerpos

se atraigan nada menos que en

G = 6,67·10-11 N·m2/kg

que como ven es mucho, mucho

y no hay cómo librarse.

 

Y así fue que un buen día Adán y Eva

claro que no se llamaban así

se entendían por gruñidos

y estaban cubiertos de pelo

desde la cabeza a los pies

pero igual hacían el amor

y se ponían de pie

y caminaban en dos patas

y bendito Azar otra vez, dicen

en cierta ocasión

el pulgar se desplazó de lugar

y la mano del mono pudo agarrar

y torcer hábilmente las cosas

para producir herramientas y armas

y medir, contar y sacar cuentas con los dedos

con lo que se instaló definitivamente

la propiedad privada de cada uno mismo

que se mide y se cuenta

y se compite

por quién tiene más en los bolsillos

que cuando estuvieron llenos

se crearon los bancos

que saben perfectamente

quién tiene más de esto y de aquello

sea lo que sea.

 

Pero no fue solamente el pulgar torcido.

Ocurrió al mismo tiempo

siempre por casualidad y Azar

dicen

sutiles novedades

en pulmones laringe paladar boca nariz dientes labios

cerebro y cuerdas bucales mediante

los homo hábilis comenzaron a hablar

y a mandar sobre todo

dictar leyes y dar órdenes

y castigar a los duros de mollera que no entienden

y también a los que entendiendo desobedecen

y nadie nunca más los hizo callar.

 

Y ahí empezó de verdad todo lo bueno

y todo lo malo

porque antes las cosas sucedían

por necesidad y por leyes

y por pura casualidad

pero ahora ya no es así no más

en razón del hecho fortuito

de que con la bendita libertad

según dicen que dicen los sabios

desde tiempos inmemoriales

los animales humanos

algunos al menos que no todos es seguro

se plantean fines y metas

y hay que escoger aquí y allá

y con quién y para qué y cómo y cuándo

y a veces es bueno y otras malo

tanto el resultado como la intención.

 

Así salió a flote pero a la deriva la moral

que nada tenía que hacer hasta entonces

por la cual lo que sucede y nos ocurre

ya no es por causa sólo del Azar

y de las leyes de la termodinámica y la autopoiética

sino por decisión y conciencia

o albedrío que lo llaman

que es y que no es

raro.

 

Pero ahora la Cuántica ¡Uf!

está al acecho y cámbialo todo

dicen por eso ahora

las cosas no son como son ni como eran

ni están donde están

sino en medio del Caos

que entabla combate cósmico y noético

contra el bueno del Azar organizador

y se esfuma lo poco de orden que quedaba en pie

en nuestra mente

dicen

que la libertad y la conciencia

no son otra cosa que destellos cuánticos.

 

Y aquí estoy

aturdido y perplejo

sin saber casi nada y sabiendo tan poco

preguntando asombrado

quién sabe si el cosmos

explosión de la bola primordial

se abrió en el espacio y el tiempo infinitos

con sus leyes, sus azares y sus caos

para que yo al final de la cadena

minúsculo y postrer destello de luz

enredo insoluble de materia, vida, conciencia

termodinámica autopoiética

cuántica y caóticamente

lo refleje con ecuaciones, teoremas y algoritmos

al terminar de los tiempos

dicen por el cambio climático y el calentamiento global

que de paso e igual que el Azar

atenta contra la segunda termodinámica ley.

 

Y celebro embelesado las interminables

fluctuaciones y ciclos del mundo

reconozco sus estructuras

racionales dicen

pero locas de remate que duda cabe

si fueron fruto del Azar

y lo amo todo

con dulce y tranquila pasión de viejo

por haberme regalado

unos años solares de precaria azarosa existencia

y pregunto también quién sabe

si hay algo, alguien, más

Acaso algún ente oculto en la nada

que ronda y rodea el universo

y que él sabe el por qué, el para qué

y el hacia dónde

porque así lo estableció el mismísimo.

Dicen algunos que sí

dicen algunos que no.

cómo voy a saberlo

yo que cuento con tan poca ciencia

y apenas atisbo deslumbrado y atónito

el misterio insondable de mi propia existencia.

 

Luis Razeto